viernes, 8 de febrero de 2013

ESTRES LABORAL



En la sociedad actual las personas adultas deben pasar gran parte de su tiempo dedicado a actividades primordialmente productivas. Tanto la tarea específica que desempeñe como el ambiente en el cual lo haga son parte integral de su identidad y su personalidad. En este eje se incluye tanto las opciones profesionales como las aspiraciones laborales y económicas de cada sujeto. Estas opciones y posibilidades son de suma importancia para cada persona. La posibilidad de sentirse a gusto en el trabajo, y poder explotar en el mismo todas las potencialidades que se poseen es una condición clara para que este eje funcione adecuadamente. También incluye el eje del trabajo a las actividades dedicadas al cuidado del hogar o el sitio de vivienda y el automantenimiento, que, aunque generalmente no son actividades remuneradas, a ellas dedicamos mucho tiempo o, en muchos casos, constituyen la actividad principal y de gran importancia para la calidad de vida de muchas mujeres
Trabajar o no trabajar, no importa, ambas opciones son igual de estresantes.
Los que tienen una ocupación, están estresados porque trabajan demasiado, y los que no lo tienen, también están estresados precisamente porque carecen de empleo.
Las empresas están dispuestas a disminuir el costo económico del estrés, pero somos nosotros mismos, los únicos capaces de disminuir los costos humanos del estrés, que son los costos más elevados y con mínima posibilidad de ser recuperados.

Si bien nuestra tarea es individual y el esfuerzo realizado en forma personal nos ha permitido adquirir frutos esplendidos, se hace necesario que participemos en forma integral en la formación de una cultura colectiva del estrés, que permita que los estresores del medio ambiente sean menores y nos permitan alcanzar a un menor costo físico y mental las metas propuestas.



La ignorancia o el desconocimiento son una de las causas importantes de angustia; cuando nos enfrentamos a lo que no sabemos, o no conocemos nuestras propias fuerzas y debilidades, nos hacemos frágiles ante estás situaciones.

La búsqueda continuada del conocimiento mejora nuestra calidad de vida, haciéndonos más sensibles a las oportunidades, mejorando nuestra eficacia y eficiencia en el trabajo y dándonos una visión mucho más real de nuestra propia persona.

La educación es como una pirámide, la altura de ella depende de que cada parte tenga la solidez para soportar las siguientes.

Tomado del libro: Manual para la reducción del estrés.
Si desea más información contactenos: Real-lax

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Comparte con nosotros tu opinion